Día 4: mercados y mercadillos

Entre las numerosas opciones de ocio y cultura que Londres ofrece, hay una que consideramos imprescindible para disfrutar al máximo del espíritu de esta ciudad: nos referimos a sus mercados y mercadillos. Los hay de todo tipo, tanto de comida como de antigüedades, ropa y demás. Cada uno con su propio espíritu, horarios, fechas y ubicaciones, tantos que lo más recomendable es que eches un vistazo a esta extensa relación, y busques los que más se adecuan a tus intereses.

En cuanto a nosotros, friki viajero, ese lluvioso y frío día de diciembre decidimos visitar tres mercados emblemáticos de la capital británica: Camden Town, Borough Market y Covent Garden. Pero empezamos por el principio…

Iniciamos el día (cómo no) acudiendo al supermercado Sainsbury’s más cercano para pillarnos el desayuno con la oferta del Meal Deal. Tras ello, esperamos en la parada de guaguas que había justo en frente, puesto que la línea que ahí paraba llevaba directamente a Candem Town y podíamos usar la tarjeta Oyster.

Londres por libre, Camden Town

Tras unos 35 minutos, recalamos en este barrio del norte de Londres, famoso por su mercadillo alternativo. Daba comienzo la ruta de nuestro cuarto día por la ciudad, en el que visitamos los puntos que a continuación te detallamos en el mapa.

Camden Town es, posiblemente, el mercadillo al aire libre más famoso del mundo.

Londres por libre, Camden Town

Primer apunte a tener en cuenta: si quieres ver Camden Town en todo su esplendor (es decir, con mucho ambiente, puestos abiertos y repleto de visitantes), procura ir a partir de las 11 de la mañana, y preferiblemente en fin de semana.

Si por el contrario lo que quieres es ver las extravagantes fachadas de algunos de sus edificios (recuerdan en cierto modo a las de la Dotonbori en Osaka), pasear por el mercado a cubierto y curiosear los artículos, ir a primera hora un día entre semana es buena opción.

Camden Town es el lugar perfecto para encontrar ropa alternativa (sobre todo gótica), pero también discos de segunda mano y rarezas, así como objetos de diseño y artesanías de todo tipo.

Londres por libre, Camden Town

Es recomendable curiosear tanto los puestos al aire libre como los que están en el mercado cerrado (encontrarlo es fácil, es el que tiene el cartel Camdem Lock). Ahí fue donde pasamos nosotros la mayor parte del tiempo, pues estaba lloviendo y, como dijimos antes, era temprano y muchos puestos de fuera estaban cerrados.

Londres por libre, Camden Town

Tras mucho curiosear, nos compramos una plaquita de madera que tenemos puesta en la puerta de casa (y que viene a decir en inglés algo así como “si quieres sentarte en el mejor lugar de la casa, echa al perro”). También en la zona de Camden, pero en una tienda no muy lejana a la boca del metro, encontramos los imanes con mejor calidad-precio: 6 por 5 libras.

Por Camden hay un montón de puestos de comida, así que si tienes planeado ir tirando hacia el mediodía, es una muy buena opción almorzar ahí. Sin embargo, nosotros teníamos planeado dirigirnos a otro mercado, así que tomamos la línea negra de metro (la Northern), puesto que va directa hacia London Bridge, la parada de metro más cercana a Borough Market.

Hemos de decir que Borough Market fue uno de los lugares que más nos gustaron en este viaje por libre que hicimos para redescubrir Londres.

Londres por libre, Borough Market

El Borough Market es un mercado gastronómico que tiene una particularidad: varios días a la semana, y durante unas horas concretas, también abren en sus dependencias un montón de puestos de comida en directo. Los hay de todas las clases y precios, pero normalmente son platos muy adsequibles (una media de 5 libras por ración). ¡Una auténtica gozada!

Oso Paddington en el Borough Market, Londres

El osito Paddington nos dio la bienvenida, y tras entrar, empezamos a curiosear todos los puestos de frutas, verduras, setas, quesos, pan…

Pero nuestros estómagos se estaban quejando, y puesto que ya era mediodía, no nos hicimos de rogar…

Londres por libre, puestos en Borough Market

Si quieres ir a almorzar a los puestos del mercado (¡te lo recomendamos!), has de tener en cuenta que los lunes y martes sólo abren los puestos normales del mercado, es decir, no los de comida en directo.

Si vas de miércoles a sábado, está abierto tanto el mercado tradicional como los puestos de comida en horario de 10 a 17 horas, salvo los sábados, que es de 10 a 18 horas. Los domingos el mercado está cerrado.

Puedes leer los horarios en su web oficial (en inglés).

Nosotros tomamos sopa thai verde picante, gyozas caseras, un plato de tallarines tailandeses que estaban buenísimos, un megaperrito calinte alemán y un bollo de postre. Y una ostra fresca (Pedro). Un lugar ideal para comer en Londres sin que te duela el bolsillo.

Londres por libre, puestos en Borough Market

Lo dicho: anímate a visitarlo y a dejarte enamorar por los cinco sentidos. Y por el estómago 😛

Londres por libre, puente de la Torre de Londres

La tarde continuaba y tocaba cambiar un poco de registro. Tras tanto mercado, apetecía un paseo. Y puesto que Borough Market se encuentra muy cerca de la famosa Torre de Londres y su puente, ¿qué mejor destino?

Para ello atravesamos caminando el London Bridge y llegamos a la orilla contraria, justo al corazón de la City. Si haces lo mismo, verás a muchas personas con pinta de ir corriendo a la oficina, o de estar saliendo de ellas… Seguimos caminando hacia la derecha, observando los edificios y monumentos alrededor (como los altísimos rascacielos), y no tardamos en quedar ante la Torre de Londres.

Si te interesa visitarla por dentro (y ver, por ejemplo, las joyas de la corona) hay que comprar las entradas online o en el edificio anexo que se muestra en la foto. Nosotros no lo hicimos, sino que preferimos seguir paseando por los exteriores.

Londres por libre, puente de la Torre de Londres

Precisamente, desde el paseo que hay ante la Torre de Londres, se puede disfrutar de una espectacular panorámica del emblemático Puente de la Torre de Londres.

El puente se puede cruzar a pie y es una experiencia de lo más recomendable. ¡Y gratuita! (faltaría más, je, je). Lo que sí que hay que pagar es el derecho a subir a lo alto, pero nosotros nuevamente no lo hicimos. Preferimos disfrutar de las vistas del Támesis “a ras del suelo”.

Una vez estuvimos de nuevo en la orilla contraria (aprovechamos para decir que si no te interesa ver la Torre de Londres de cerca y estás en Borough Market, siempre te vendrá mejor ir directamente desde ahí al Puente de la Torre de Londres), comprobamos que había muy cerca una parada de guaguas cuya línea acababa en Covent Garden. Y como ese era nuestro siguiente destino, esperamos a que pasara la siguiente.

Las guaguas (sí, las rojas) son una excelente manera de moverte por Londres, pues son muy frecuentes, hay numerosas líneas y se puede usar en ellas la tarjeta Oyster.

Londres por libre, Covent Garden

Unos 25 minutos más tarde nos bajamos en el centro de Londres para ir a otro de sus mercados a cubierto más conocidos: Covent Garden. Aunque se lo conoce como tal, nosotros más bien lo consideramos como un pequeño centro comercial con mucha historia a sus espaldas y un ambiente muy agradable, puesto que en su interior suelen tener lugar espectáculos callejeros y música en directo.

En Covent Garden encontrarás tiendas de artículos más bien lujosos, otras de artículos de regalos curiosos, de ropa, restaurantes, cafeterías… Por las fechas en las que visitamos Londres, en cada esquina se respiraba el espíritu navideño.

Londres por libre, Covent Garden

Lo cierto es que es un buen lugar para desconectar un rato, al que dedicar una visita de unos 45 minutos – 1 hora cuando estás al final de la jornada por la zona.

Por cierto, en la foto no se aprecia, pero estuvimos un largo rato viendo el divertido espectáculo de unos músicos ahí, en el centro de Covent Garden. Lo puedes comprobar en el videodiario correspondiente a dicho día, aquí.

Londres por libre, alrededores de Covent Garden

No quedaba mucho para las seis de la tarde, así que emprendimos el paso hasta Trafalgar Square. ¿Recuerdas que en el diario del día 3 hablamos del abeto que todos los años Noruega regala a Londres por Navidad? Pues justo ese día, 4 de diciembre de 2014, era el encendido. Un acto gratuito al que te recomendamos ir si coincide con tu visita a la ciudad.

Puedes leer más información al respecto en esta entrada que escribimos.

Encendido del árbol de Navidad de Trafalgar Square, en Londres

Ver el encendido del árbol, cantar villancicos en inglés y tomarte un chocolate caliente servido por los voluntarios de la Salvation Army… ¿Qué más se podía pedir? 😛

Pues acabar el día a lo grande…

¡Viendo el musical más famoso de Londres! Sí, The Phantom of the Opera, espectáculo que se lleva representando ininterrumpidamente desde el año 1986 en el Her Majesty’s Theatre.

Qué decir… Nos pareció increíble. Las entradas no son baratas, pero vale la pena. Es alucinante tanto la acústica como la puesta en escena y los actores. ¡Se nos ponen los pelos de punta desde entonces cada vez que escuchamos el tema principal!

Tras el espectáculo, tomamos el metro y nos dirigimos a Victoria Station. Empleamos las últimas energías del día en llegar al hotel, ducharnos y a morir como los elefantes. Al día siguiente era una nuestra última jornada en Londres, y queríamos exprimirla al máximo…