Día 5: Baker Street, Abbey Road y Portobello

Dicen que el tiempo es relativo, y que cuando lo estás pasando bien, vuela. Pues el dicho ha de ser cierto, puesto que casi sin darnos cuenta, amanecimos en el quinto día de nuestro viaje por libre a Londres, última jornada completa que íbamos a pasar en tierras británicas. Se acercaba la hora de regresar a casa (concretamente a primera hora del día siguiente), así que queríamos aprovechar al máximo hasta el último minuto.

Ese quinto día lo dedicamos a una zona de Londres que esconde rincones muy interesantes, y reclamos que ya forman parte de la cultura popular no solo británica, sino internacional. El primero de ellos, Baker Street, hogar del icónico y mítico Sherlock Holmes.

Londres por libre, escultura de Sherlock Holmes en Baker Street

Ese fue el punto de partida de un trayecto que puedes ver en el mapa a continuación.

Baker Street está muy cerca de Regent’s Park y a un paseo de los famosos estudios Abbey Road, donde los Beatles grabaron casi todos sus discos.

Fuimos hasta Baker Street en metro desde Victoria (con un transbordo de la línea Victoria a la Jubilee), y nada más bajarnos, nos encontramos con los primeros detalles decorativos dedicados al personaje de sir Arthur Conan Doyle. A su vez, en cuanto sales a la calle te encuentras con su estatua (puedes ver la foto al principio de esta entrada). La placa que hay a sus pies rememora que la casa de Holmes estaba en el 221b de Baker Street.

Londres por libre, escultura de Sherlock Holmes en Baker Street

No muy lejos de ahí (¿adivinas en qué dirección? :P) se encuentra el Museo de Sherlock Holmes. Nosotros no entramos, así que no podemos opinar al respecto, pero gente a la cola sí que había, y eso que era bastante temprano. En la web oficial puedes encontrar información de utilidad si te interesa. Como mínimo, seguro que es una visita que los muy fans del personaje literario disfrutarán.

Londres por libre, museo de Sherlock Holmes en Baker Street

En lo que respecta a nosotros, seguimos caminando, pues nuestro destino no estaba muy lejos. En concreto, otro de los grandes parques públicos de Londres: el Regent’s Park. No lo conocíamos y lo cierto es que nos sorprendió mucho, puesto que por su extensión y no estar en pleno corazón de la ciudad, nos pareció muy tranquilo.

Y como en todo parque londinense que se precie, allí encontramos grandes extensiones de hierba, arboledas, bancos, zonas deportivas y para pasear, fuentes, estanques y… ardillas. Muchas ardillas.

Londres por libre, ardilla en Regents Park

Con tu permiso, friki viajero, estos dos canarios van a dedicar unas líneas a dar una serie de consejos a otros viajeros incautos que, fascinados por los bichejos (básicamente porque en Gran Canaria no tenemos ardillas en los parques ni en las zonas de campo), pueden comenter alguna que otra insensatez…

Si les quieres dar de comer a las ardillas, vale, adelante, pero ten cuidado, porque tienen unos dientes afiladísimos (¿cómo si no iban a partir tan fácilmente las cáscaras de las semillas?) y es frecuente que transmitan la rabia.

Pedro, por ejemplo, se puso comida en la mano, apoyó la mano en el suelo y la ardilla, curiosona ella, se acercó y se la llevó tranquilamente. Pero Nisa, tronca como es ella, cometió este error que no te aconsejamos que imites… ¡Como para olvidarlo!

Menos mal que en la mochila de la cámara de fotos (la cual nos acompaña a todos nuestros viajes) siempre llevamos el kit imprescindible del viajero: tiritas, paracetamol y una botella de agua. Así que tras lavar el corte, cubrirlo con una tirita e ingerir la pastilla en cuestión, tocaba encomendarse a los dioses del Olimpo para que la ardillita no hubiera transmitido nada raro (tranqui, que así fue, je, je), y seguir adelante.

La verdad es que Regent’s Park cuenta con algunos rincones muy agradables.

Londres por libre, Regents Park

Para nosotros, que somos amantes de los perros, siempre es un placer ver zonas verdes tan grandes y abiertamente petfriendly. Lo bien que lo hubieran pasado nuestros chuchos en un parque así.

Londres por libre, Regents Park

Tras pasar casi hora y media paseando, decidimos encaminarnos a nuestro siguiente destino, y para ello abandonamos el parque por la salida que da a la Mezquita central de Londres, cuyo tamaño nos sorprendió. Justo a esa hora salían muchos fieles de ella, así que el paseo resultó mucho más interesante.

Londres por libre, centro islámico y mezquita principal de Londres junto a Regents Park

Y si te preguntas a dónde nos dirigíamos a continuación desde allí, la respuesta es fácil: a uno de los puntos más visitados por los beatlemaníacos: los estudios Abbey Road.

Estos estudios están situados en la calle de igual nombre, al norte de Londres, y aunque se puede llegar en un paseo de unos 15-20 minutos desde Regent’s Park, la parada de metro más cercana es la de St. John’s Wood. Nosotros preferimos ir caminando pese a que llovía y hacía fresco, pero la caminata nos permitió constatar que se trata de una zona residencial un tanto anodina.

Cuando llegas a los estudios Abbey Road, te das cuenta de que el sitio no tiene pérdida por un sencillo motivo: la cantidad de gente que hay allí con un mismo propósito…

Londres por libre, Abbey Road Studios, santuario de los beatlemaniacos

… que no es otro que sacarse una foto emulando a la de la portada del mítico disco Abbey Road, de los Beatles.

Veamos, seremos sinceros: el motivo por el que fuimos hasta allí, es porque Nisa, que es fan de toda la vida de los Beatles, quería hacerse la foto por frikada. Sin embargo, la impresión que nos llevamos fue que el punto en sí no tiene ningún encanto en especial.

No es más que un paso de peatones corriente en una calle corriente, con tráfico normal y corriente. Por lo que es un soberano co*azo sacarte la foto de marras. Los conductores que atraviesan frecuentemente la zona deben de estar habituados a tener que parar cada dos por tres por los turistas, y por lo que hemos leído, cada año hay varios accidentes y atropellos ahí por esto mismo.

En esta webcam online puedes ver en tiempo real lo que sucede en el cruce que hay frente a los estudios Abbey Road.

Londres por libre, Abbey Road Studios, santuario de los beatlemaniacos

En cuanto a los estudios en sí, no se permite el acceso y los muros del exterior están repletos de pintadas que hacen los fans, llegados de todas partes del mundo. En estos estudios los Beatles grabaron prácticamente todos sus discos, por lo que es un punto de peregrinaje para muchos de sus admiradores. Es curioso dedicar unos minutos a leer las inscripciones.

Por lo que tenemos entendido, tienen que pintar los muros varias veces al año para mantenerlos presentables… ¿Dónde está el límite entre la admiración y el civismo? Es difícil establecerlo. Por nuestra parte, no dejamos ninguna inscripción, preferimos llevarnos con nosotros el recuerdo.

En resumen: un punto interesante si eres muy fan, pero totalmente prescindible si te es indiferente.

Londres por libre, cartel de horarios en Navidad y boxing day

Tras la visita, tocaba ir pensando dónde llenarnos el estómago, pues ya era mediodía. Decidimos ir al metro y dirigirnos hacia la zona de Portobello Road, y probar a comer en algún puesto del mercadillo. De camino, vimos un cartel muy curioso en un local, por el cual nos esteramos de que en Reino Unido muchos comercios no abren el Boxing Day.

Y tras regresar a la estación de Baker Street, nos tocó vivir nuestra peor experiencia con el metro de Londres hasta la fecha: no solo tuvimos la mala suerte de pillar un retraso por avería de casi 35 minutos, sino que… ¡horror! Nos “perdimos” en una especie de bucle con lo de los cambios de sentido de la línea Circle. En teoría era fácil llegar desde Baker Street a Nothing Hill Gate, pero nos costó horrores (y varios cambios de tren y andén). De hecho, en estos momentos no sabemos explicar qué demonios hicimos…

En la web Diario de un londinense puedes leer más acerca de cómo orientarse en el metro de Londres (porque usan los puntos cardinales). Lo dicho: fue la única experiencia extraña que tuvimos, por lo que no temas, pero nunca está de más ser precavido.

A todas estas, la estación de Baker Street mola lo suyo.

Londres por libre, Portobello Road

Para cuando por fin llegamos a la zona de Nothing Hill / Portobello Road, era bastante tarde. Es decir, pasadas las tres y pico, casi las cuatro. Esto quiere decir que ya apenas quedaban puestos abiertos en el mercado de Portobello Road y nos costó encontrar dónde comer. Tras pasear y disfrutar del ambiente (aunque insistimos, lo ideal es visitarlo por la mañana y al mediodía), finalmente entramos a almorzar en un Honest Burger. ¡Qué ricas están las papas fritas con romero!

Y para que te hagas una idea de lo tarde que era, uno de los pocos puestos de comida que encontramos al salir era uno de repostería casera en el que estaban vendiendo los cupcakes que habían sobrado de ese día (es decir, los que quedaban por vender) a mitad de precio. Cómo no, nos pillamos un par para el camino.

Si te preguntas por qué no hemos subido fotos de Portobello Road, básicamente es porque no sacamos… Poco ambiente, frío y la noche que iba cayendo a las 5 de la tarde. Sí, friki viajero: eso es Londres en diciembre. Pero no pasa nada, porque el ambientazo se encontraba en otra zona de la ciudad, y a ella nos íbamos a dirigir.

Y es que tal y como nos prometimos en nuestra primera mañana en Londres, decidimos acabar nuestro viaje en el Winter Wonderland de Hyde Park. Hasta allí fuimos, gastando los últimos cartuchos de energía que nos quedaban.

Si vas a vistar el Winter Wonderland por la noche, te recomendamos que evites bajarte en la parada de metro de Hyde Park Corner porque estará masificada. Te vale más la pena bajar antes (por ejemplo, Knightsbridge o Victoria) y dar un paseo hasta allí.

Winter Wonderland en Hyde Park, Londres

Si de día el Winter Wonderland tiene encanto, de noche es un lugar mágico, donde las luces y los olores consiguen meterte en el auténtico ambiente de un mercadillo navideño.

Nosotros aprovechamos para hacer las compras pendientes (adornos para nuestro árbol de Navidad), divertinos un rato y cenar. Hay una amplia oferta gastronómica, y si lo tuyo son las atracciones, también tienes un montón a tu alcance. Recuerda, eso sí, que tienes que comprar tokens y pagar las atracciones con dichos tokens.

Londres por libre, puestos en Winter Wonderland de Hyde Park

También te recordamos que la entrada al Winter Wonderland es gratuita.

Winter Wonderland en Hyde Park, Londres

Se iba acabando nuestro viaje de 5 días por libre a Londres

Cansados, pero satisfechos y con un montón de vivencias que llevarnos a casa, nos dispusimos a regresar al hotel. Al día siguiente teníamos que madrugar para ir hasta el aeropuerto, así que lo recomendable era acostarse pronto.

Bye, London… Seguro que nos volveremos a ver.

Día 6: regreso a Gran Canaria

Nos levantamos a eso de las cuatro y media de la mañana. Con frío (afortunadamente, sin lluvia), recorrimos la distancia que separa el The Park Hotel de Victoria Station, atravesando las calles desiertas.

Pillamos el Gatwick Express y a eso de las 6 y poco de la mañana ya estábamos en el aeropuerto. Nuestro vuelo salía a las nueve, y aunque quedaba bastante para embarcar, los controles de seguridad en los aeropuertos de Reino Unido suelen ser muy pesados y largos, así que preferimos no arriesgar.

Londres por libre, regreso a Gran Canaria, aeropuerto de Gatwick

Ten muy en cuenta que los controles de seguridad en los aeropuertos británicos, sobre todo en Londres, son muy exhaustivos y largos. Si sales de Londres por Heathrow, te puedes pasar tranquilamente una hora para pasarlo (por experiencia propia), así que es mejor que vayas al aeropuerto con suficiente tiempo de antelación.

Al final nos pasamos una hora tirados en los asientos frente a la puerta de embarque, pero mejor prevenir que curar. Lo cierto es que nuestro vuelo directo Londres – Gran Canaria, de easyJet, salió puntual y sin complicación alguna.

Londres por libre, regreso a Gran Canaria con EasyJet

Era momento de regresar a casa. A Gran Canaria, a nuestros 20 grados en pleno mes de diciembre.

Londres por libre, regreso a Gran Canaria con EasyJet

Y es que nos apasiona viajar, nos encanta Londres, pero, como decía Dorothy en El mago de Oz, “no hay lugar como el hogar”.

¡Esperamos que te haya gustado el diario , y que te ayude para organizar tu propio viaje por libre a Londres!