Tras despertar en el camping de Reykjavík, emprendimos la ruta a través de la carretera 1 hacia Akureyri, la llamada “capital del norte” de Islandia. A mitad de ruta paramos para recorrer el cráter del volcán Grábrók. Muchos kilómetros e impresionantes paisajes solitarios después, llegamos a Akureyri, una preciosa y pintoresca ciudad.