Tras colocar nuestra piedra de viajero en Laufskálavarda, regresamos a la carretera 1 en dirección a Reykjavík. Nuestro viaje por la principal ruta del país iba acabando, pero la siguiente parada nos hacía especial ilusión desde que llegamos a tierras islandesas: la playa de arena negra de Vík.

Distancia total entre Skaftafell a Vík: 140 kilómetros (1 hora y media de conducción, aproximadamente).

Distancia desde Laufskálavarda a Vík: 39 kilómetros (30 minutos de conducción, aproximadamente).

Vík es un pueblo situado al sur de Islandia. Cuenta con apenos 300 habitantes, pero se ha hecho célebre por estar junto a una hermosa playa que ofrece unos paisajes costeros extraños y bellísimos, donde el verde se confunde con el negro de la arena y el gris del mar.

Islandia por libre, playa de arena negra de Vík

Llegar hasta el aparcamiento que hay junto a la playa es muy sencillo, pues está debidamente señalizado. Una vez hayas dejado el vehículo ahí, encontrarás un camino hecho con tablones de madera que llega a la misma playa. A partir de ahí, a caminar con paciencia (ya se sabe, es más fácil caminar por la orilla mojada que por la arena seca) y a disfrutarlo.

Mira que nosotros, al ser isleños, estamos acostumbrados a los paisajes costeros, pero el de Vík tiene algo único. Quizás su ambiente de cuento, de fantasía… La niebla atrapada en lo alto de las montañas que bordean la playa, la vegetación tan espesa, el ruido de las gaviotas y demás aves marinas…

Islandia por libre, playa de arena negra de Vík

Imposible no sentirse como en la isla Nublar, la de Jurassic Park 😛

Islandia por libre, playa de arena negra de Vík

Si avanzas por la orilla hacia la derecha, encuentras una zona rocosa que también ofrece vistas impresionantes.

Islandia por libre, playa de arena negra de Vík

Date tiempo para disfrutarlo relajadamente, sobre todo si el tiempo te acompaña. A nosotros nos llovió un poco, pero eran mayores las ganas de explorar por los alrededores.

Por cierto, si te da curiosidad saber si el agua estaba fría… Pues sí, como para llevarse el bañador y el protector solar, je, je. Hemos visto fotos de esta misma playa nevada, así que hazte una idea.

Islandia por libre, playa de arena negra de Vík

También en Vík nos encontramos otro campo de milestones. Obviamente, pusimos una piedra de viajero, pero no fue esa la única huella que dejamos de nuestro paso por la costa sur…

Islandia por libre, playa de arena negra de Vík

¿Adivinas cuál fue la otra?

Islandia por libre, playa de arena negra de Vík

Sep, je, je, je.

Islandia por libre, playa de arena negra de Vík

¡Tendremos que repetir la tradición cada vez que pisemos una playa en nuestros viajes por libres!

Islandia por libre, playa de arena negra de Vík

Tras dedicar un buen rato más a Vík, decidimos regresar al coche (la lluvia empezaba a ser considerable) y nos dirigimos al único supermercado del pueblo. No tiene demasiada pérdida, y puedes encontrar de todo, especialmente para un almuerzo en el camino, como fue nuestro caso. Si haces zoom en el mapa que puedes encontrar al principio de esta entrada, verás su ubicación exacta.

Islandia por libre, supermercado de Vík

Y regresamos a la carretera, con el objetivo de recorrer el último tramo de la Ring Road hasta Reykjavík haciendo un alto en Hella para comer.

¡Nota interesante para Frikis Viajeros! Cerca de Vík se encuentra uno de los escenarios más famosos de Islandia, y no precisamente por ser un entorno natural de los que roban el aliento… Resulta que en 1973 un avión americano se estrelló ahí, en medio de la desolada costa sur de Islandia, y sigue tal cual. Son muchos los viajeros que van hasta ahí para ver con sus propios ojos el contraste del paraje desolador y el avión en ruinas.

(Fotografía de Jelle Canipel).

Avión estrellado al sur de Islandia, foto de Jelle Canipel

Recuerda: solo puedes ir hasta el famoso avión estrellado al sur de Islandia si tienes un 4×4 o un vehículo permitido para carreteras catalogadas de F (no asfaltadas). No puedes circular por la pista de tierra con un turismo o furgoneta.

A nosotros nos hubiera gustado mucho verlo, pero para acceder a él hay que ir por una pista de tierra no acondicionada que solamente se puede recorrer con un 4×4, así que nos quedamos con las ganas. Hay gente que hace el camino a pie, pero en total se pueden tardar 3 horas o más, y sabiendo lo radicales que son los cambios de tiempo en el país, hay que estar bien seguro… Hasta hemos leído por ahí que hay viajeros que pasan la noche dentro del avión en saco de dormir, con dos “agallas”.

Puedes encontrar más información en este artículo de Viajar por libre. Su ubicación exacta te la señalamos en este mapa.

En cuanto a nosotros, Reykjavík nos esperaba