Hay muchas maneras de recorrer Islandia. Algunas personas eligen hacerlo en bicicleta. Otras, alquilar todoterrenos y atravesar las carreteras menos accesibles. Otros prefieren hacerlo en viajes organizados en autocares o incluso haciendo autostop.

Nosotros decidimos hacerlo en furgoneta, aprovechando que la 1, la principal carretera del país (conocida como Ring Road o carretera circular) conecta muchos de los puntos de interés. Queríamos ir totalmente por libre y pasar la noche en campings habilitados, y para ello las furgonetas equipadas son perfectas.

En Islandia hay numerosas compañías que ofrecer el alquiler de furgonetas habilitadas para dormir (incluso caravanas) como por ejemplo Camper Iceland, Snail o JS, pero nosotros nos decantamos por una empresa que recomendamos, puesto que nos encantó la experiencia de viajar por libre con unas de sus furgonetas: Happy Campers.

Happy campers, furgoneta para viajar por Islandia por libre

¿Cómo se alquilan las Happy Campers?

Las furgonetas de Happy Campers se alquilan a través de un formulario que puedes encontrar en su página web. La web está escrita en inglés, pero de forma muy clara y sencilla. Básicamente te recomendamos que eches un vistazo a los modelos de furgonetas disponibles y elijas en función de tus necesidades de espacio. Nosotros como solo éramos dos nos decantamos por la Happy 1, ideal para que viajen y duerman dos personas.

Pero antes de hablar de nuestra experiencia con la Happy 1, vamos a contarte cómo es el proceso. La reserva se hace a través de la web y no hay que pagar nada en el momento de hacerla, sino una vez llegas a Islandia y estás en las oficinas de la empresa. Asimismo, puedes cancelar la reserva sin ningún tipo de coste (solo piden que lo hagas con la mayor antelación posible), por lo que resulta ideal si, al igual que nosotros, planificas tus viajes por libre con bastantes meses de margen para conseguir buenos precios.

Las oficinas de Happy Campers se encuentran muy cerca del aeropuerto internacional de Keflavík. Cuando nosotros viajamos a Islandia (a finales de agosto de 2015), estaban situadas a las afueras de Reykjavík. Las fotografías fueron tomadas en las antiguas oficinas de la empresa.

Una vez estás en las oficinas, toca hacer el papeleo. La persona que te atiende comprobará que tus datos están correctos en la reserva, repasará contigo (sí, en inglés. ¡En Islandia todo el mundo habla inglés! Tranquilo, lo hacen con un acento tirando a neutro muy fácil de entender) los principales puntos del contrato y te indicará los extras que has contratado, en caso de que lo hayas hecho. Nosotros contratamos tres extras: un seguro de gravilla (muy recomendado, porque las carreteras en Islandia están repletas de sorpresas; cuesta 15 euros por día), dos sacos de dormir (también muy recomendables, porque aunque se duerme dentro de la furgoneta, hace fresquito; 20 euros por saco, se paga solo una vez por todo el viaje) y un cargador para móviles, baterias de cámas, etc., que se alimenta de la electricidad generada por el coche mientras circula, muy útil (20 euros el alquiler, se paga solo una vez por todo el viaje).

Tras firmar el contrato de alquiler, pagas la tarifa. En Islandia la forma de pago más habitual, y la que prefiere el 99,9 % de la gente, es el pago con tarjeta. Puedes pagar tu Happy Camper con tarjeta de débito o de crédito, la que prefieras, pero tienes que dejarles apuntada una tarjeta de crédito, por si tuvieran que cargarte a posteriori posibles desperfectos que causes en el vehículo.

Básicamente, los principales puntos que tienes que tener en cuenta al alquilar la furgoneta, son los siguientes:

  • No está permitido circular por carreteras clasificadas como F (carreteras no asfaltadas; de montaña, básicamente). En los mapas y señalizaciones se indican cuáles son, pero si vas a hacer la Ring Road como nosotros y el Círculo de Oro, no te preocupes, porque justamente esas son las carreteras ideales para conducir con tu Happy Camper.
  • Te entregan el depósito lleno (son diesel) y tienes que devolver la furgoneta también con el depósito lleno. Nosotros entre el Círculo de oro y la Ring Road entrera hicimos 1700 kilómetros aproximadamente y tuvimos que llenar el depósito 3 veces (unos 150 euros de diesel en total).
  • Antes de entregarte las llaves, un operario de la empresa repasará contigo y apuntará en un croquis de la furgoneta los desperfectos que ya tiene en el momento de entregártela, como raspones en la pintura, pequeñas abolladuras, etc. Míralo todo con lupa, indícale cualquier tontería que veas y dicha persona la apuntará. Cuando entregues la furgoneta, si ven algo que no estaba apuntado antes al hacer el repaso contigo, te cargan los gastos por los desperfectos, así que mejor dar la lata diez minutos a lamentarlo a posteriori (en nuestro caso, nada que lamentar, tal cual nos la dieron, la entregamos).
  • Y te piden que la entregues adecentada (con barrer el suelo, dejar los cacharros de la cocinilla limpios y el juego de ropa de cama doblado, suficiente).

Una vez has firmado y pagado, la misma persona que ha repasado contigo los desperfectos previos te explicará todo el funcionamiento de la furgoneta y sus equipaciones.

¿Y cómo son por dentro?

La Happy 1 es una Ford Transit, muy cómoda de conducir y con espacio tanto el conductor como el acompañante. Pero lo interesante está detrás, pues el espacio está acondicionado para hacer de pequeña casa rodante. Es pequeñita, pero matona: tiene un sofá abatible que se transforma en una cama sorprendentemente cómoda (se duerme muy bien en ella, de verdad) y caben dos personas perfectamente. La furgoneta incluye dos juegos de ropa de cama compuestos de una pequeña colcha protectora (a modo de sábana), dos edredones individuales, dos mantas individuales, dos almohadas y dos fundas de almohada. Con eso y los sacos de dormir (los sacos se pueden alquilar aparte como un extra) no se pasa frío, y en todo caso se puede activar la calefacción del coche, que se alimenta con una de sus dos baterías (la calefacción dura unas 4 horas).

¡Por cierto! Debajo del sofá-cama hay dos compartimentos para almacenar muy amplios. Nosotros guardábamos en uno nuestras dos maletas (de cabina) y en el otro toda la comida que no necesitaba frío, así como bolsas, servilletas y demás cosas de utilidad.

Happy campers, furgoneta para viajar por Islandia por libre

La libertad de poder hacer la ruta por carretera a placer y dormir dentro de la furgoneta, protegido de la intemperie y calentito, es justo lo que nosotros buscábamos y lo que ofrece este vehículo.

¡Por cierto! Si eres de los que gustan de escuchar música mientras conducen, la furgoneta tiene radio y reproductor de CD’s (discos normales y discos de MP3). No cuentes con las emisoras de radio, porque una vez sales de las ciudades y pueblos, no se pilla frecuencia alguna.

Pero eso no es todo…, y es que la Happy 1 también está equipada con una cocina de lo más completa. La furgoneta incluye una nevera con un compartimento que hace de congelador (y damos fe: congela que da gusto, se nos congeló completamente un brick de leche), menaje (platos, cubiertos, vasos, cacerola, sartén, cuchillo de cocina y tabla de cortar), y lo más interesante, una cocinilla de gas muy amplia con cinco botellas de gas. Si eres apañado (como Pedro), puedes cocinar bastantes cosas ahí mismo, dentro de la furgoneta. Siempre con la precaución de tener cuidado con el fuego y de dejar una ventana un poco abierta para que escape el gas, aunque la furgoneta cuenta con un respiradero.

Por cierto, nosotros solo gastamos dos de las cinco botellas durante todo el viaje, cocinando a diario.

Si te fijas en las fotos de arriba, verás que a la izquierda de la cocinilla de gas hay un fregadero. ¡Pues sí! Con grifo y agua corriente. Resulta que la furgoneta viene equipada con un depósito de 20 litros de capacidad que se conecta al fregadero por dos tubos, de forma que si accionas el grifo del fregadero, sale agua en un caudal graduable, y el agua que cae por el fregadero sale por uno de los tubos y va a parar a la calle, al suelo. Ideal para fregar los platos o beber en cualquier momento.

El agua de Islandia es una de las más puras del mundo y se puede beber del grifo perfectamente. Puedes recargar gratis el depósito de 20 litros de agua en cualquier camping, y también en gasolineras o áreas de servicio.

Happy campers, furgoneta para viajar por Islandia por libre

En cuanto a dónde hacer noche, sí, es cierto, en la Happy 1 tienes casi todo lo necesario para dormir en cualquier lado, con la salvedad de que no tiene ni ducha ni inodoro. Por estos motivos, y también por la comodidad de poder usar instalaciones habilitadas, nosotros elegimos hacer noche en zonas de camping oficiales. Pagas una tarifa por persona, furgoneta y noche (en total, pagamos por cada noche una media de 22 euros), y aunque no todos los campings son iguales, normalmente en la tarifa viene incluido el uso de las duchas comunes, las zonas de fregaderos, los baños y las zonas de mesas comunitarias.

Puesto que acampar fuera de zonas habilitadas en Islandia está prohibido, lo recomendamos. Aun así, si prefieres no dormir en zonas de camping oficiales, puedes hacerlo dejando la furgoneta en alguno de los tantos apartaderos que verás por las carreteras, siempre buscando uno lo suficientemente ancho. Nunca lo hagas fuera de lugares habilitados.

Happy campers, furgoneta para viajar por Islandia por libre

Ya por último, hay que recalcar que tienes que entregar la furgoneta en las mismas oficinas a las afueras de Reykjavík donde la recogiste. Los de Happy Campers, una vez comprueban que está todo en orden, se comprometen a llevarte gratis hasta el aeropuerto y la zona de los alrededores (por ejemplo, si vas a hacer noche en uno de los hoteles de los alrededores del aeropuerto de Keflavík, como hicimos nosotros). Si quieres que te lleven hasta Reykjavík, tendrás que abonar 50 euros (más información en su web, en la sección Q&A).

¡Esperamos que esta guía te haya sido útil si estás pensando en recorrer Islandia a tu aire!