Las maletas de cabina. Qué gran invento… Poder subir al avión con tu equipaje, transportarlo cómodamente encima de tu asiento, no tener que esperar en el aeropuerto de destino a que salga la maleta por la cinta transportadora y ahorrar tiempo… Y sin embargo, todo poder conlleva una responsabilidad, ejem… En este caso, la “responsabilidad” de ahorrar al máximo el espacio. Algo que puede ser un quebradero de cabeza cuando tienes que hacer el neceser con los productos de aseo y cosméticos.

Hoy en día, además de las socorridas botellitas de champú y gel de los hoteles (nosotros al menos las reutilizamos continuamente), se puede adquirir en el mercado un montón de productos en formato de viaje, pero queremos hablar de dos en concreto que a nosotros nos han resultado la mar de útiles en nuestros viajes por libre y con el mínimo equipaje (nos fuimos a Japón, Londres e Islandia con una maleta de cabina cada uno, así que imagínate).

Las toallitas íntimas monodosis

Las toallitas íntimas (sí, esas que te pueden sacar de mil apuros). Hay un montón de marcas y tipos distintos, pero la inmensa mayoría tienen un inconveniente: vienen prensadas en un solo paquete. Lo cual no puede ser demasiado práctico a la hora de hacer un viaje. Por eso, cuando descubrimos estas en una cadena de supermercados española cuyo nombre empieza por M y termina por A (el Mercachona, para entendernos), nos decidimos a probarlas, y desde entonces siempre las llevamos con nosotros en nuestros viajes.

Toallitas íntimas monodosis de Deliplus, Mercadona, ideales para viajar

Como puedes ver en la foto, son de la marca Deliplus (la marca blanca de cosmética de Mercadona, vaya), y en la caja que puedes comprar en dichos supermercados vienen 20 toallitas individuales, cada una en su respectivo sobre. Al ser también de tamaño compacto, son ideales para llevarlas encima en cualquier bolsillo de la bolsa de la cámara, en el portadocumentos interiores (esos que se llevan por dentro de la ropa, como una riñonera), etc. Los sobres son totalmente reciclables.

La crema hidratante facial monodosis

Como ya sabes, transportar líquidos y cremas en los aviones, sobre todo cuando llevas equipaje de mano, es un rollaco por el límite de mililitros permitido. Nisa tiene la piel de la cara muy seca, y cuando viajamos a países con clima frío, se le pone la piel fatal, así que tiene que llevarse sí o sí crema hidratante facial.

Desde hace un par de años es consumidora de cosmética coreana, y en eBay encontró la respuesta a sus preguntas: sobres monodosis de crema hidratante facial.

Crema hidratante facial en sobres monodosis, Skin Food, Corea, ideal para viajar

En su caso particular, se decantó por comprar una crema muy densa que normalmente (en el clima de Gran Canaria) le dejaría la piel de la cara con sensación grasienta, pero que en climas fríos hidrata a conciencia y la protege de la tirantez y las molestias.

En la tienda online en eBay del vendedor coreano de cosmética donde suele comprar tus potingues, compró un pack de de 20 sobres monodosis de esta crema hidratante. Cada sobre da para un par de aplicaciones, pero ella en Islandia, por ejemplo, solía usar uno por la mañana y otro por la noche, y si de cada aplicación le sobraba, se la ponía en las manos.

De esta forma, los puedes llevar fácilmente en tu equipaje, no tienes problemas con los controles del aeropuerto y usarlos es muy cómodo. Además, los sobres son totalmente reciclables.

¿Y tú, qué otros trucos usas para llevarte tus productos cosméticos cuando viajas por libre, sin que se convierta en una pesadilla?