Cuando se planifica un viaje, el alojamiento (es decir, el lugar donde vas a pasar cada noche) es uno de los aspectos esenciales que harán que tu viaje por libre salga redondo o se vea perjudicado.

Escoger el tipo de alojamiento depende, obviamente, de las necesidades, gustos y presupuesto que tenga cada viajero, pero en el caso de Islandia hay una opción que debes tener en cuenta por su fácil acceso, la comodidad que representa y lo económico que resulta: su red de campings.

Islandia por libre, zona de acampada del camping de Reykjavík

¿En qué consisten los campings en Islandia?

Islandia tiene un entorno natural que no solo es maravilloso, sino que está estrictamente protegido, por lo que a lo largo del país hay numerosas zonas habilitadas para acampar. Acampar al raso en cualquier lugar no es lo más recomendable (si tienes una furgoneta acondicionada, puedes pasar la noche en uno de los muchos apartaderos / zonas de descanso que hay por las carreteras), pero desplegar la caseta en cualquier rincón en medio de un paraje natural te puede suponer una buena multa. Aquí tienes más información (en inglés) sobre la normativa para acampar fuera de lugares habilitados.

Hemos de decir que durante nuestro viaje a Islandia vimos algunos carteles, incluso un artículo en la revista de la compañía aérea durante el vuelo, donde se mostraban los destrozos ocasionados al entorno natural por campistas que habían pasado la noche fuera de lugares habilitados. Nuestra recomendación es que se acampe en zonas preparadas, a fin de preservar en todo lo posible el maravilloso paraje islandés.

Es por ello que te recomendamos que consultes la red de campings oficiales de Islandia. En esta web puedes verlos (hay 68 listados, todos diseminados alrededor de la Ring Road mayoritariamente), pero a continuación marcamos en un mapa aquellos en los que nosotros hicimos noche.

¿Abren todo el año?

Los campings solo están operativos en los meses cálidos (por lo general, desde el 1 de mayo al 30 de septiembre).

A partir del 1 de septiembre en Islandia empieza de forma oficial la temporada de invierno, por lo que algunos campings dejan de estar operativos a mitad de septiembre. Lo mejor es que lo consultes en la web de cada camping, puesto que las fechas de apertura y cierre varían.

¿Qué servicios ofrecen los campings?

El servicio básico es una explanada de terreno preparado para poder acampar con tiendas de campaña o vehículos habilitados. Hay incluso algunos, como el camping de Reykjavík, que disponen de casetas privadas que pueden alquilarse, pero la gran mayoría lo que ofrecen es eso: lugar preparado para acampar.

Además de esto, ofrecen unas zonas comunes de mayor o menor extensión según el camping, en las que como mínimo podrás encontrar baños compartidos, duchas compartidas y una zona para cocinar y limpiar los cacharros. También hay grifos para repostar agua (muy útil si viajas en furgoneta o caravana).

Hay campings en los que el uso de la ducha viene incluido en la tarifa, pero en otros tienes que pagar la ducha aparte. Si quieres conectar la caravana a una toma de corriente eléctrica, se paga aparte. En algunos campings se pueden vaciar los baños químicos de las furgonetas.

Lo más recomendable es que consultes en la web de cada camping qué incluye la tarifa, pero a grandes rasgos, te podemos hablar de los que usamos nosotros:

  • Camping de Reykjavík: la tarifa de acampada incluye el uso de los baños, las duchas y las zonas comunes (cocinas, área de descanso, uso ilimitado de la Wi-Fi).
  • Camping del centro de Akureyri: la tarifa de acampada incluye el uso de los baños y las zonas comunes (zona para cocinar y mesa para comer), pero no incluye el uso de las duchas, que han de pagarse aparte.
  • Camping de Egilsstadir: la tarifa de acampada incluye el uso de los baños, las duchas y zonas comunes (cocina y área de descanso).
  • Camping de Skaftafell: la tarifa de acampada incluye el uso de los baños y las zonas comunes (zona para cocinar y comer), pero no incluye el uso de las duchas, que han de pagarse aparte.

 

También puedes sacarte la Camping Card si vas a estar bastante tiempo en el país y tienes pensado usar a menudo su red de campings. Aquí puedes obtener información de interés al respecto.

¿Se puede ir con vehículo?

Sí. Por lo general, la tarifa es igual pases la noche en tu caseta o en un vehículo.

En cuanto al espacio, por nuestra experiencia hay sitio de sobra, si bien no fuimos en el punto álgido de la temporada alta.

Camping en el centro de Akureyri, Islandia

¿Cuánto cuestan?

La tarifa cambia según el camping, por lo que te recomendamos que la consultes en la web correspondiente.

Como dijimos antes, algunos campings incluyen en su tarifa todos los servicios básicos, pero en otros no viene incluido el uso de la ducha.

De todas formas, podemos afirmar que nosotros pagamos una media de 25 euros por noche, entre los dos (furgoneta inclusive).

¿Cómo se pagan?

Los campings cuentan con una oficina abierta al público en donde puedes pagar la tarifa correspondiente.

Si bien al igual que en el 99 % de los establecimientos de Islandia aceptan la tarjeta de crédito como método de pago preferente, nuestro consejo es que lleves el dinero para pagar los campings en efectivo.

¿El motivo? Dependiendo de la época del año en la que vayas al país, la oficina del camping tendrá un horario de apertura, y te puedes ver en la situación de llegar cuando esté la oficina cerrada y no tener manera de pagar la tarifa, como nos ocurrió a nosotros. Así que optamos al día siguiente por dejar el dinero en efectivo en un sobre improvisado y pasarlo por debajo de la mesa. Literal… 😛

Nos ocurrió en el camping de Egilsstadir, donde en un cartel en la oficina se invitaba a las personas que llegasen después de que la oficina cerrase a pasar la noche en el camping y abonar la tarifa al día siguiente.

Camping de Egilsstadir, este de Islandia

Después de hacer el pago, te dan además del ticket de pago una especie de justificante para que lo dejes bien visible. Si vas con vehículo, te darán una pegatina para que la ponga en el coche (nosotros la colocábamos en el salpicadero, como si fuera un ticket de una zona azul).

La que mostramos en la foto nos la dieron en el camping de Reykjavík.

En el caso de las casetas, ignoramos si te dan algo parecido, pero imaginamos que solamente te dan el ticket del pago.

Islandia por libre, pegatina para furgoneta del camping de Reykjavík

Sinceramente... ¿Valen la pena?

Las cosas, claras: en un camping vas a encontrar las comodidades justas. Tendrás que cocinar, tendrás que compartir ducha con desconocidos (todas las duchas son individuales y con puerta, pero en baños públicos; baños y duchas están separadas en las de hombres y las de mujeres), tendrás que compartir baño con desconocidos… De hecho, a no ser que acampes justo al lado del edificio de las zonas comunes, tendrás que andar un poco para cocinar e ir al baño/ducharte, etc.

Pero si lo que buscas es un lugar que te ofrezca las comodidades básicas, donde puedas darte una ducha, prepararte la comida y descansar tras un día de viaje, por la tarifa más reducida que vas a encontrar en todo el país… pues sí, claro que vale la pena siempre que tengas claro que no vas a disfrutar de lo que obtendrías alojándote en un hotel, albergue o guesthouse.

Así que nuestro consejo es que, como siempre, tengas claras tus prioridades, y si te apetece probar la experiencia de vivir en la carretera durante unos días, ¡no te lo pienses! Los campings de Islandia son una estupenda opción para tu viaje por libre.

Lavaderos comunitarios en el camping de Reykjavík, Islandia