Hace ya varios años, cuando planificamos nuestro viaje por libre a Japón, a la hora de elegir hoteles hacíamos una búsqueda en una web especializada en el mercado japonés, como JapanICan, y una vez localizábamos uno que nos interesaba, íbamos directamente a la web del hotel en cuestión para hacer la reserva. Sin embargo, años después (es decir, en el momento presente), una página en concreto ha revolucionado el sistema de reservas de hoteles, y tanto las reservas de alojamiento de nuestros viajes por libre a Londres como a Islandia los hicimos directamente ahí.

Estamos hablando de Booking.

Logotipo de Booking

Hay varios motivos por los que recomendamos reservar hoteles en Booking, y no, esto no es una entrada patrocinada, ni mucho menos, simplemente nos atenemos a las comodidades que ofrece, y que son las siguientes:

Delimitar la búsqueda es muy sencillo

Algo que nos encanta de Booking, es que con indicar el lugar donde quieres buscar la reserva, tienes un montón de campos y opciones para hacer que esta búsqueda sea lo más apurada posible. Por ejemplo, cuando buscamos hotel en Londres, queríamos que estuviera cerca de Victoria Station. No solo puedes seleccionar que quieres que tu hotel esté en el Centro de Londres, incluso en Westminster, sino que puedes hacerte una mejor idea gracias al mapa integrado, y acceder a los hoteles disponibles directamente desde ahí.

Buscar hoteles en Booking gracias a su mapa

No tienes que pagar por adelantado

Si bien es algo que depende de la política de cada hotel, en la inmensa mayoría de los casos, si haces una reserva con Booking, no tienes que pagar nada en el momento mismo de hacer la reserva, sino que pagas una vez estás en el alojamiento. Además, siempre te indican que si cancelas la reserva antes de un día determinado no tienes que pagar coste alguno.

Esto es muy útil si estás planificando un viaje con muchos meses de antelación y encuentras una gran oferta. Lo dejas reservado, y si finalmente no puedes hacer el viaje, o por el motivo que sea no te interesa el hotel, puedes gestionar la reserva y cancelarla sin cargos. Repetimos, depende del hotel, pero en nuestro caso siempre hemos buscado alojamientos que permiten este tipo de pago. En algunos casos, te piden que introduzcas el número de tarjeta de crédito para hacer la reserva, ya que si no cancelas la reserva y no te presentas el día correspondiente en el hotel, entonces ellos sí que están en su derecho de cargarte la tarifa. También suelen tener ofertas estupendas, pero no reembolsables. Es decir, si reservas y te alojas en el hotel, perfecto, lo haces a precio de chollo, pero si cancelas o no te presentas, tienes que pagar el total. Cuestión de pensárselo y arriesgarse.

En resumen: reserva con tiempo, paga en destino. Y cancela con tiempo si no vas a poder hacer tu viaje o hay cambio de planes.

Lee las opiniones de otros clientes

Los clientes que han realizado una reserva a través de Booking pueden dejar luego comentarios sobre el alojamiento, de forma que a la hora de decidirte por un hotel, puedes leer lo que piensan otros viajeros y hacerte una idea.

Esto es bueno, pero también puede ser malo… Siempre es ideal conocer las opiniones de los demás, pero hay ocasiones en las que estas pueden resultar exageradas o estar condicionadas. Por ejemplo, cuando decidimos reservar nuestro alojamiento de Londres, en Booking no hacíamos sino leer comentarios negativos. Y sin embargo, nuestra experiencia allí fue bastante buena.

Moraleja: lee las opiniones de los demás como apoyo, pero que tampoco sean tu principal razón a la hora de decidir si hacer o no una reserva.

Estas son las tres razones por las que nosotros solemos reservar los hoteles de nuestros viajes por libre en Booking. ¿Tienes tú alguna otra? ¿Recomiendas otro portal de gestión de reservas?