El principal motivo por el que decidimos crear esta web, es animar a otros viajeros a que conozcan lugares apasionantes por su cuenta. Nada nos alegra más que recibir mensajes de otros viajeros a través de Internet que nos cuentan que nuestros diarios los animaron a dar el paso.

Si tú también viajaste siguiendo de alguna manera nuestros vídeos y escritos, ¡anímate a mandarnos tu testimonio! Nos encantará que nos envíes un texto explicando tu experiencia y varias fotos, con gusto las publicaremos. Puedes escribirnos a través del formulario de contacto o dejando un comentario.

Silvia Sosa Marrero

Fue en septiembre del año 2014 que comenzó en mi cabeza el “runrún” de hacer un viaje a Japón, país que me tiene atrapada con su cultura, belleza, cine, animación, etc. En aquel momento tenia muchas dudas, puesto que había decidido viajar en solitario. Eran muchos los miedos que me rondaban. Así comenzó mi incesante búsqueda de información en Internet.

Como es lógico, encontré decenas de blogs y artículos que me proporcionaron una información bastante completa pero, aun así, para mí no eran suficiente, yo quería ver las cosas en “movimiento”, ya que la simple lectura de datos no me daba ese empujón que yo necesitaba para finalmente lanzarme a la aventura. A la vista de esto os podéis imaginar el gusto que me dio el día que encontré los videoblogs de Pedro y Nisa en YouTube, de pura casualidad. Desde el primer día me engancharon y encantaron, los vi todos del tirón, y son unos cuantos.

No encontré mejor ayuda para preparar mi viaje. Gracias a ellos, además de reírme mucho, descubrí ciudades como Nikko, Nara o la isla de Miyajima y su magnifico monte Misen, sin duda de lo mejor de mi viaje. No puedo olvidar hacer mención al metro japonés, “aterrador al principio, amigo puntual y servicial con posterioridad”. Sin duda, los vídeos fueron de gran ayuda en este aspecto, ya que pude ver de antemano cómo funcionaban las máquinas para recargar las tarjetas “Suica”, y cómo comprar los billetes de metro. Momento clave para mí fue el día en que en Kioto veo a Nisa vestirse de geisha (maiko). ¡Qué ilusión! Hasta ese momento no sabía que uno de mis sueños se podía hacer realidad. Sin dudarlo, inmediatamente esta se convirtió en una actividad más en mi itinerario.

Solo me resta decir gracias a este matrimonio canario que con sus vídeos llenos de vida, alegría y naturalidad me dieron el empujón que necesitaba para lanzarme a por mi sueño y, en consecuencia, tener ahora en mi vida nuevas amistades, y en mi memoria, recuerdos imborrables.

Muchas gracias.

Manuel González

Antes de ir de viaje a Japón, no teníamos idea de si nos gustaría aquello o si tendríamos muchos inconvenientes .

No somos aficionados a la electrónica, ni los videojuegos ni el manga, así como no habíamos pensado ver muchos templos, por lo que desconocíamos si habría cosas que nos gustarían.

La idea inicial era saber si en Japón todo el mundo saluda inclinando la cabeza (no es broma). Otra razón era que estaba lejos. No obstante, nos animasteis a hacer e viaje, nos vino muy bien la guía que preparasteis, también visionamos los vídeos y leímos la narración de lo que hicisteis en el viaje.

Esto, junto con otros libros y guías con los que nos hicimos, sirvió para tener una idea de lo que nos podíamos encontrar. 

Al ser Japón un lugar tan diferente a donde vivimos, pese a parecer “moderno”, al menos tecnológicamente, encontramos muchas cosas curiosas y nos ocurrieron multitud de anécdotas. Afortunadamente, los japoneses sabían inglés más o menos como nosotros, así que nos entendimos con ellos. Todo salió bien. Un viaje irrepetible.

Gracias por la ayuda.

Juan José Núñez Barrios

Todo comenzó cuando mi pareja y yo decidimos irnos de luna de miel a Japón. Era nuestra ilusión de toda la vida: conocer su cultura, su gente, vivir esas “cosas” que siempre hemos visto por la tele o por Internet.

Inmediatamente nos acordamos de Pedro y Nisa, viejos conocidos nuestros, y de su viaje a Japón. Buscamos sus vídeos por YouTube y nos pusimos a verlos una y otra vez, embobados observando cómo llegaban al aeropuerto, cómo paseaban por Asakusa, cómo se manejaban en los restaurantes… La ilusión por viajar a Japón nos hacía volver a verlos con cierta asiduidad.

Ni que decir tiene que su ayuda fue importantísima para quitarnos el miedo a ir por libre: supimos de la importancia del Japan Rail Pass (fundamental para moverse por Japón), de lo barato que resulta comer, de la mejor forma de ver el Monte Fuji… En definitiva, de muchos detalles de los que se suelen dudar al ir por libre a un país con una cultura tan diferente. De hecho, basamos nuestro itinerario en el que siguieron ellos, pero adaptándolo a nuestros gustos.

Del viaje en sí me gustaría comentar que fue una experiencia irrepetible, de esas que te marcan y no olvidas en la vida. Eso sí, un consejo importantísimo a quien esté pensando en ir a Japón: evitad ir en verano (como fuimos nosotros). Todo lo que leáis sobre el calor y la humedad que hace allí, se queda corto en comparación con lo que vivimos. Pero, si a pesar de este consejo, vais en verano, disfrutaréis de algo mágico: los festivales de verano.

Sólo me queda agradecerles encarecidamente a Pedro y a Nisa por todos los consejos que nos dieron.